El cuerpo dentro del cerebro

el

En 1950, el neurocirujano Wilder. Penfield, creó un tipo extraño con manos enormes, una boca enorme y de pies muy pequeños, resultado de su investigación de las partes del cerebro encargadas de la función motora y sensorial.2b286-cortezasensorial

Penfield, notó que el cerebro de los humanos hace gran hincapié en el habla y en la manipulación de objetos, es por esto que tenemos grandes cantidades de corteza cerebral dedicadas a la boca, la lengua y las manos. El diagrama de la derecha  indica la ubicación y la cantidad de corteza dedicada a cada parte del cuerpo.

El término homúnculo (del latín homunculus)  se usa frecuentemente para ilustrar el funcionamiento de un sistema.

El homúnculo es una representación visual del concepto “el cuerpo dentro del cerebro”.

homunculos1

Las áreas que más espacio ocupan son los labios, las manos y en líneas generales la cara. Esto es debido a la mayor sensibilidad de estas partes y a la complejidad de movimientos de los músculos faciales que mediante la mímica son capaces de expresar una gran cantidad de emociones.

Las manos son características de nuestra evolución. El hecho de “oponer “el pulgar, es decir, poder tocarse la punta de los dedos con el pulgar permite cerrar el puño y ejecutar movimientos delicados. Esto le permitió a nuestros antepasados como el homo habilis, evolucionar, y junto con la capacidad de hablar (mímica, expresión) crear una sociedad compleja, arte, culturas, obtener más recursos del entorno, etc.

Por eso nuestras manos y rostro (ojos, boca) están ligados a la evolución del pensamiento, reflejando el estado de la mente y lo que hacemos con estas partes influye en el cerebro, mucho más que por ejemplo, la información proveniente de los muslos o la espalda.

Desde el punto de vista de la circulación de la energía vital (Chi), las manos y los pies son grandes conductores de energía, de hecho los principales canales por donde esta circula se inician o terminan en los dedos. Esto es conocido desde la antigüedad. En el chi kung y en el taichi la forma en que se mueven y posicionan las manos y pies es muy importante, al igual que su conexión con la mente y la respiración.

En la postura de zazen la posición de las manos es fundamental. Se le llama hokai jojin. Se dice que en ellas se contiene el cosmos entero. En otras formas de meditación las manos adoptan diferentes posiciones (mudras). Esto genera una influencia directa y profunda en la conciencia.

El homúnculo motor evoluciona con la edad y difiere de una persona a otra.

La mano en el cerebro de un recién nacido es diferente a la mano en el cerebro de un pianista. Este tipo de diferencias está presente también en otras condiciones. Probablemente puedas flexionar y extender sólo la punta de tu pulgar a voluntad. La mayoría de la gente puede hacer esto con bastante facilidad, pero relativamente poca gente puede hacer movimientos análogos con el resto de los dedos. Algunos pueden plegar o girar la lengua, otros mover en forma independiente cada oreja o arquear una sola ceja. La diferencia se debe a las variaciones en la organización funcional de las áreas del cerebro relacionadas, es decir presentan un mayor número de neuronas asociadas.

Hay que destacar la gran capacidad plástica del cerebro y la maleabilidad de su estructura funcional. Esto significa que si utilizamos mas una parte del cuerpo, el cerebro generará un mayor número de conexiones (sinapsis) en el área correspondiente a esa parte, modificando y reestructurando la red neuronal y por lo tanto su fisiología.

(Fuente: Essenza Pilates.)

Anuncios