La Filosofía del Pilates

A los 6 prinicipios básicos de J. H. Pilates, a medida que florece se desarrolla la técnica se le han ido añadiendo un 7º y un 8º.  Así es como funciona y entrena esta disciplina cuerpo-mente muy parecida a la practica del Yoga.

  • Concentración: Pilates tiene una parte mental importante, de forma que el cuerpo responderá mucho mejor cuanto mayor atención se ponga al esfuerzo. Así pues será fundamental concentrarse apropiadamente en las acciones a realizar.
  • Respiración:  Durante la ejecución de los ejercicios es prioritario llevar una correcta respiración, sin embargo suele ser difícil controlarla, ya que muchos hiperventilan o realizan la maniobra de Valsalva conteniendo la respiración durante los esfuerzos. Esto se debe evitar e intentar respirar de manera natural.
  • Control:  Los movimientos de Pilates se realizan despacio y de forma controlada, de hecho Joseph H. llamó a su método contrología. No se deben realizar movimientos rápidos y bruscos sino de forma muy precisa teniendo conciencia de todo el cuerpo.
  • Fluidez de movimientos:Los movimientos son suaves y continuos, se deben enlazar unos con otros de manera fluida acompasando el movimiento con la respiración.
  • Relajación:  Durante las sesiones de Pilates no hay que crear tensiones innecesarias, de forma que una vez finalizado el entrenamiento la persona se encuentre renovada y llena de energía.
  • Precisión:  En Pilates se requiere movimientos exactos y precisos con una respiración acorde, de ser así se podrá conseguir los beneficios esperados.
  • Centro:  El trabajo de Pilates se basa en un perfecto control del núcleo central, que son los abdominales. Su mejor o peor control afectará a la estabilidad y al riesgo de lesiones.
  • Rutina:  Seguir una pauta regular de ejercicio, siendo constantes aunque no se disponga de demasiado tiempo, será imprescindible para conseguir mejoras.
Anuncios