El árbol del Yoga (parte 2)


Empezando a cambiar los hábitos de comportamiento, en relación tanto con nosotr@s mism@s que con nuestro entorno, nuestra plantita de YOGA empieza a echar raíces y crecer. El desarrollo de la práctica, a través de las posturas ASANA y de la respiración consciente PRANAYAMA, harán desarrollar nuestro arbolillo de Yoga.

ASANA (traducido normalmente con posturas) corresponde a la disciplina física que nos pone en condiciones de sensibilizar el cuerpo, depurarlo y hacer experiencia de la multiplicidad de las energías. Nos transformamos en guerreros, perros, gatos, vacas, cocodrilos, cobras, sabios, montañas…todo es una danza de la unicidad creativa. Como Yogis y Yoguinis, descubrimos que no solamente el cuerpo cambia de postura, sino que cada postura es un estado de consciencia diferente. De la misma manera, cuando cambiamos los patrones de respiración, también TRANSFROMAMOS nuestras emociones, pensamientos y energía. Es el Yoga de la Respiración: que en vez de posturas físicas, estudia “posturas” de respiración.

“Cambia la respiración y cambiarás tu forma de ver el mundo”.  -Mº Gio Fronti –

muladharaPRANA es la energía vital, no sólo el aire que respiramos, también el ambiente que introducimos en nuestro interior y a la vez exhalamos fuera en el mundo. El/la Yogi/Yoguini presta atención en respirar correctamente y también, de dirigir la energía de esta respiración, siguiendo los consejos de Yama y Nyama. IR A YAMA Y NYAMA CLICK AQUI

“La energía sigue tu atención e intención”. – Helmut Krusche –

Así PRANA se refiere a la energía y YAMA ( si exacto como los consejos de las raíces) representa el cómo dirigiremos esta energía.

Un ejemplo muy sencillo, pero poderoso de PRANAYAMA contemporáneo es el siguiente:

EJERCICIO:namaste

Siéntate con la espalda recta, cierra los ojos y toma unas cuantas respiraciones profundas y naturales. Luego observa como ocurre la respiración, como entra esta energía en ti, como sale. Ahora añade una intención: repite mentalmente “Inhalo paz”, mientras tomas aire, repite mentalmente “Exhalo amor” al soltar el aire. Puedes formular tu declaración interior con las cualidades que mejor resuenan contigo en estos momentos. 10 respiraciones conscientes un par de veces al día son unas vacaciones para el alma… ¡Prueba!

Anuncios