Para no irse por las ramas

cropped-img_1406.jpgMuchas veces vivimos con la sensación de que el tiempo no de a basto, o calvez seamos nosotros lo que no damos a basto, exigiéndonos un despropósito de actividades en un tiempo limitado. Cuando esta sensación se ciñe a una época limitada sólo será un desafío, pero cuando no paramos de exigirnos, entonces el estrés aparece para quedarse. Eso no es bueno. El medico nos aconseja hacer yoga, pero en estos casos el Yoga que te irá bien es el que NO SE HACE. ¿A qué me refiero? En los anteriores post tratamos los aspectos exteriores del yoga, posturas, respiración y consejos de comportamiento: el HACER  de el Yoga. Pero a medida que nuestra práctica se refina, es oportuno seguir el consejo de Ganesh, el dios en la imagen que tienes aquí al lado. ¡Alto!¡Detente y escúchate! Te ha llegado el momento de aprender a concentrarte primero y luego reflexionar. Hemos llegado a las ramas del árbol del Yoga, dónde dejamos de hacer ejercicio físico o de respiración y aprendemos. quedar quietecitos SIN HACER.

PRATIAHARA: primero dirige tu atención a tu interior. Cierra los ojos, no sigas los sonidos que vienen del exterior, ni los que vienen de tu coco, y relájate en el momento presente.

DHARANA: mantente en este estado de atención interior, aquí a veces es necesario tomar un punto de enfoque cómo la respiración o un mantra, o quizás una pregunta sencilla que repitas en la mente sin querer contestar, sólo preguntar y esperar.

DHYANA: después de un tiempo con lo anterior puede que resbales, como lo harías al dormirte, en un estado de flujo, es la meditación. La meditación NO SE HACE, digamos que la meditación te encuentra cuando tu te dispones y te abres a ti mism@.

Hay un paso más que es Samadhi – la iluminación.

Mientras esperamos descubrir que ya somos todos iluminados pero no lo sabemos, te invito a seguir las clases de los lunes a las 19.15 – 20.30h dónde primero HAREMOS y luego DEJAREMOS DE HACER. Lunes 14, 21, 28 Mayo cada clase exploraremos algo de las ramas del Yoga para no subirnos por las ramas del estrés en la vida cotidiana.

Un abrazo

Anuncios